jueves, 25 de agosto de 2011

EL TSUKI DE SHIGERU EGAMI.

Durante su desarrollo del Karate, después de varios años entrenando con Gichin Funakoshi, el Maestro Shigeru Egami puso en duda algunas de las técnicas principales del Karate.
Quizás una de las más básicas, primarias, pero fundamentales del Karate es el Tsuki, un golpe de puño directo cuyo entrenamiento es diario en cualquier escuela de Karate, y es entrenado en el Makiwara donde se endurecen los nudillos para perfeccionar el golpe.
Nadie cuestionaba el Tsuki de Karate, pero Shigeru Egami como pionero que fue del Arte decidió probar la efectividad de este golpe.
Para ello, primero perfeccionó aquello que había aprendido, probó su Tsuki rompiendo tablas, ladrillos, bloques, etc. Este tipo de pruebas le resultaron útiles pero no definitivas en un combate real.
Luego, decidió poner a prueba su cuerpo frente a golpes de otros artistas marciales, para ello invitó a boxeadores, karatekas, kendokas, luchadores, etc. para que lo golpearan en el abdomen.
De estas pruebas, el Maestro Egami llegó a la conclusión de que el Tsuki de los karatekas era el golpe más débil, pero peor aún era que cuanto más experto era el karateka, peor era su Tsuki.
De los golpes que recibió concluyó que el de Boxeo era muy potente.
Cabe destacar que Egami era un experto en el entrenamiento de Makiwara, tenía las manos deformadas de tantos años de golpear este instrumento, pero parece que ese no era el mejor método para desarrollar el Tsuki.
Entonces, Shigeru Egami empezó a entrenar focalizando su preparación en su estado mental, en concentrar su fuerza en el punto de impacto.
Según Egami, de nada vale endurecer el cuerpo si no se tiene la concentración adecuada y no se puede desarrollar la potencia requerida. Incluso concluyó que, endurecer tanto el cuerpo equivale a dejar más lentos los movimientos.
Por ello, Egami decidió empezar a aligerar su cuerpo, a transitar el camino inverso al que recorría cuando entrenaba Karate, cuando pasaba horas en el Makiwara y lanzando miles de Tsukis al aire.
Shigeru Egami decidió adoptar movimientos más espontáneos, lejos de las formas y fue entonces que recordó las enseñanzas de su Maestro Funakoshi, por ejemplo; que nunca se debe ir en contra de la naturaleza.
De hecho el Maestro Fuankoshi tenía un muy poderoso Tsuki, y tenía movimientos naturales, el hijo de Funakoshi, Yoshitaka tenía también un poderoso e imparable Tsuki.
Según el Maestro Egami la deformación del Tsuki se dio con el paso de los años, con entrenamientos equivocados más centrados en el endurecimiento del cuerpo que en el desarrollo de la potencia.
El verdadero Tsuki del Karate debe ser imparable, los verdaderos Maestros del Arte son capaces de ejecutar Tsukis mortales que para ser desviados deben enfrentar una poderosa defensa. Es por ello que el Karate es llamado el Arte de un solo golpe, así se decidían los combates en otros tiempos.
El Maestro Shigeru Egami revivió el tema del Tsuki y por ello llevó a todos los karatekas a reflexionar sobre sus entrenamientos.
El Tsuki de Shigeru Egami se volvió más poderoso y era temido e imitado por todos aquellos que lo conocían.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entrada destacada

MONJE SHI DE CHAO. (KUNG FU SHAOLIN)

En el siguiente video verás una gran demostración de Kung Fu Shaolin , realizada por el monje Shi De Chao , que pertenece a la trigésimo...